¿Qué es Kickstarter?

Kickstarter es la mayor web de crowdfunding del mundo. Funciona como un método alternativo para financiar proyectos. Pero… ¿quién mejor que Kickstarter para explicar qué es Kickstarter? Esta es su explicación oficial:

“Kickstarter es una plataforma que provee a artistas, músicos, cineastas, diseñadores y otros creadores con los recursos y el apoyo necesarios para llevar sus ideas a la realidad. Hasta la fecha, decenas de miles de proyectos creativos de todos los tamaños han podido ser realizados gracias al apoyo de la comunidad de Kickstarter.”

Puedes aprender más sobre qué es Kickstarter aquí. Y si quieres saber qué NO es Kickstarter, te invitamos a leer el siguiente apartado de esta página.

“En Kickstarter, los inversores apoyan proyectos de las empresas a cambio de una rentabilidad“. ¿Es cierto?

FALSO.

Kickstarter lo deja muy claro en sus normas:

“Todos estamos a favor de las obras benéficas y las inversiones, pero Kickstarter no es el lugar para ello. No se pueden hacer promesas de donar los fondos recaudados a una obra benéfica o una causa y no se pueden ofrecer incentivos financieros, tales como acciones o reintegros.”

Al tratarse de una forma de financiación relativamente innovadora, mucha gente tiene la idea de que Kickstarter sirve para conectar proyectos de empresas con inversores, tal y como funciona la financiación tradicional. Esto no es exactamente así, por tres razones:

1. El proyecto puede ser lanzado por una empresa, esa parte es cierta. Pero también por una persona física. Kickstarter no exige que los proyectos sean lanzados por empresas. Por lo tanto, si tienes un buen proyecto… ¡No te eches atrás si no tienes una empresa!

2. Las personas que ayudan a financiar los proyectos no pueden ser consideradas inversores. Los usuarios que apoyan proyectos en Kickstarter se conocen como backers, lo que en español se puede traducir como “donantes” o “mecenas”.

3. Cuando aportas dinero en Kickstarter, no obtienes una rentabilidad monetaria. Como backer, puedes donar dinero a cambio de una recompensa (es decir, un regalo que tiene relación con el proyecto, a cambio de tu donación). Pero nunca podrás recibir intereses, acciones o algún otro tipo de incentivo monetario.

Resumiendo, la frase debería ser:

“En Kickstarter, los inversores donantes apoyan proyectos de empresas O PERSONAS FÍSICAS a cambio de una rentabilidad un regalo”

¿Cómo funciona Kickstarter?

El funcionamiento de Kickstarter se puede resumir en los siguientes pasos:

1. Miriam y Miguel tienen una gran idea, pero necesita 10.000 dólares para hacerla realidad. Por desgracia, no disponen de esa cantidad de dinero.

2. Miriam y Miguel presentan su gran idea en Kickstarter y necesitan recaudar 10.000 dólares en 30 días para poder financiarla.

3. A cambio del apoyo de la gente, Miriam y Miguel ofrecen recompensas relacionadas con su idea.

4. A Juan José, Ángela y otras 123 personas han visto el proyecto en Kickstarter y les ha encantado. Por eso deciden apoyar el proyecto de Miriam y Miguel.

5. Entre todas esas personas han superado los 10.000 dólares que solicitaban. ¡Miguel y Miriam tienen el dinero para convertir su magnífica idea en algo real!

 

Viéndolo así, financiar un proyecto en Kickstarter parece muy sencillo. Pero la realidad es que requiere mucha planificación, trabajo duro e información. Por eso te recomendamos que entres regularmente en nuestro blog para recibir nuevos consejos y poder mejorar tu proyecto.

¿Se permiten todo tipo de proyectos en Kickstarter?

No. Te recomendamos que leas las normas de Kickstarter para asegurarte de que tu proyecto es apto para Kickstarter. Y por supuesto, si tienes alguna duda, puedes contactar con nosotros sin compromiso.

¿Cuánto tardaré en crear un proyecto en Kickstarter? ¿Es sencillo?

Crear un proyecto parece sencillo: tienes una idea, la presentas, la gente te apoya y en poco tiempo nadarás en billetes.

Pero la realidad es que requiere de mucho trabajo antes, durante y después de presentar el proyecto.

Busca. Analiza. Saca ideas. Entra en Kickstarter y explora los miles de proyectos que hay. Saca ideas de lo que funciona en los proyectos, y también sobre lo que no es tan efectivo.

Los primeros días del proyecto son cruciales. Para tener un buen inicio de recaudación, necesitarás planificar tu comunicación antes de lanzar el proyecto. Ese trabajo de comunicación, como mínimo, requiere de un mes de trabajo constante (aunque los proyectos de mayor éxito suelen captar a su público con más meses de antelación).

Preparar los textos requiere planificación y tiempo. Y las imágenes también. El plazo para crear el material gráfico dependerá mucho del tipo de proyecto que tengas, de si necesitas un ilustrador, un fotógrafo, un diseñador 3D… Lo importante es que estimes el tiempo que te llevará crear todo.

Para tener un proyecto atractivo, no basta con texto e imágenes. El vídeo es determinante en la mayor parte de los casos. Puede ser una producción de alto presupuesto, un vídeo grabado con el móvil o una idea original con un toque casero. Pero lo importante es que el vídeo ayude a entender tu proyecto y que capte la atención de los usuarios. Crear el guión, grabar el vídeo, editarlo… requiere tiempo (y en algunos casos, dinero). Lo mínimo pueden ser un par de días si es un vídeo sencillo y dominas la edición. Pero lo habitual es que lleve un par de semanas o más.

Y cuando parece que todo está finalizado… ¿No crees que te has olvidado de pensar en las rewards que ofrecerás? ¿Y de planificar las actualizaciones del proyecto? ¿Y de contactar con alguna empresa para estimar los gastos de envío a diferentes países para las recompensas físicas?

Como puedes ver, crear un proyecto en Kickstarter puede ser tan fácil o tan difícil como tú desees. Pero para lograr financiarlo hace falta algo más que un texto que explique tu idea.

¿Qué debo tener en cuenta antes de crear un proyecto? ¿Qué es lo más importante?

Muchas cosas. Pero te resumimos las en SYBIC consideramos más importantes:

La imagen principal del proyecto: debe llamar la atención de los usuarios. Muchas veces, será lo único que vean en ciertas partes de la web de Kickstarter.

El video: es tan necesario como los textos y las imágenes del proyecto… o más. A la gente le gusta leer, pero en general prefiere ver un vídeo que le ayude a entender lo que ofreces.

Las recompensas: son el gran incentivo para que un usuario aporte dinero a un proyecto. Si le gusta la idea, las recompensas aumentarán sus ganas de apoyar el proyecto. Es bueno ofrecer algún objeto exclusivo o personalizado, ya que los backers de Kickstarter lo aprecian mucho.

Los backers: si el proyecto se financia, es gracias a los backers. Son una gran comunidad que sostiene Kickstarter. Es bueno leer sus comentarios y sus mensajes, y tomar buena nota de lo que proponen. Algunas veces dan consejos para mejorar tu idea, o para lograr más visibilidad. Interactúa con ellos y agradece el apoyo que te dan, que a veces no es sólo económico.

Tu objetivo de financiación: el dinero que solicitas debe ser suficiente para llevar a cabo el proyecto. Pero no te pases. No solicites más del que necesitas, porque la avaricia rompe el saco. Si te excedes, quizás los backers se quejen, y también te resultará más complicado alcanzar el objetivo. Pide una cifra realista. Si tu idea es interesante, es posible que recaudes más dinero del que solicitas.

Mi proyecto ha fracasado. ¿Puedo intentarlo de nuevo?

Sí, por supuesto que puedes intentarlo una segunda vez. De hecho, un primer fracaso puede ayudar a aprender de los errores. Los backers que te hayan apoyado, seguirán interesados en tu proyecto si lo lanzas de nuevo. También habrás extraído nuevas ideas para mejorar. Y conocerás mucho mejor el funcionamiento de Kickstarter.

Volver a intentarlo no es recomendable en todos los casos, pero es muy posible que, puliendo ciertos aspectos de tu proyecto, obtengas mejores resultados la segunda vez.

Un ejemplo práctico: Coolest Cooler solicitó 125.000$ en su primer proyecto y no lo consiguió. Volvió a lanzarse en Kickstarter mejorando su proyecto y pidiendo 50.000$. Obtuvo nada más y nada menos que 13.285.226$. Este caso evidencia que fallar la primera vez no es un fracaso si aprendes de los errores.